El Espiritismo en Cuba

Washington Fernandes

(De "Liga de Historiadores e Pesquisadores Espíritas" Comité Editorial de LIHPE)

Traducido por Ulises Castillo de: O Espiritismo em Cuba
Notas de la Sociedad Espiritista Cubana

La historia desconocida de un país donde el movimiento Espírita (Espiritista) fue muy activo

El Espiritismo celebrará su 150 aniversario en 2007, por lo cual precisamos conocer sus raíces y desarrollo en todos los lugares. Por eso, vale la pena conocer su desarrollo histórico en un lugar donde poco se conoce de él, pero que un día fue uno de los más destacados y activos dentro del Movimiento Espírita Internacional. Se trata de Cuba, 111,000 km2, 11 millones de habitantes, actualmente con una tasa del analfabetismo del 4%, país sin religión oficial, que fue una colonia española hasta 1898, pasando para una corta dominación americana hasta 1902, cuando el país llegó a ser independiente; pero donde los EE.UU. continuaron ejerciendo influencia política por muchos años. En 1959, a través de un golpe, asumió el gobierno Manuel Urrutia, continuando la inestabilidad del país, y enseguida Fidel Castro (1927) asumió el gobierno, con la ayuda comunista de la URSS, acabando con todos los movimientos religiosos del país, llevando a la disolución de la Sociedad Nacional Espiritista de Cuba y de todo el movimiento espiritista, en 1963. Pero antes de este factor político, el país era uno de la más activos que habían existido en todo el mundo en la adopción del la práctica del Espiritismo.

Este hecho lo extraemos de los archivos de un gran trabajador que vivió más de cincuenta años allí, el Sr. Luís Guerrero Ovalle (1895-1990), que nació en León, España, y en 1906 emigró con la familia a la Argentina, donde él estudió y su padre trabajó como notario público. En 1909 se mudó para Cuba, continuando los estudios y comenzando a trabajar en el área de las actividades bancarias, siendo administrador de varios bancos en este país, donde residió hasta 1960, cuando partió hacia Miami, EE.UU. A los 21 años, plenamente adaptado a la cultura cubana, ingresó al Movimiento Espiritista, por lo tanto comenzó a leer y a estudiar el Libro de los Espíritus de Allan-Kardec, cuando su madre desencarnó. Ejerció cargos en varias instituciones espiritistas, colaboró en muchos periódicos y tradujo obras mediúnicas (psicografiadas) de Francisco Cándido Xavier (1910-2002), Divaldo Franco (1927 -), Ivonne A. Pereira (1900-1984) y otros. En Los Estados Unidos, el Sr. Ovalle fue fundador de Ciencia Espiritista Kardeciana y gracias a el pudimos tomar notas de la historia del Espiritismo en Cuba, conforme está publicado en el periódico Credo Espírita, establecido en 1981, y editada por la Librería Kardec (Año IV, Numero 2, Miami, Marzo de 1985).

Las fases de la historia del Espiritismo en Cuba

Inicialmente, hay noticias de que durante el período colonial los indios Tainos y Siboneyes tenían el hábito de producir algunos fenómenos de mediumnidad, pero es a partir de 1856 es que comienzan a aparecer los primeros núcleos mediúnicos en las ciudades de La Habana, Sagua La Grande, Sancti Spiritus, Manzanillo, Caibarien y Santiago. A partir del 1870 comenzaron a publicar una gran cantidad de periódicos espiritistas, como Luz de Ultratumba (1874), La Ilustración (1878), Luz de los Espacios (1881), La Antorcha de los Espíritus (1882), EL Buen Deseo (1884), La Luz del Evangelio (1885), La Buena Nueva (1886), La Alborada (1888), La Nueva Alianza, de Cienfuegos. A medida que las instituciones se estructuraban, durante los primeros treinta años del movimiento, para la ocasión del Primer Congreso Internacional Espiritista, en 1888, en Barcelona, tres cubanos estuvieron presentes y cinco instituciones se hicieron representar: Centro La Reencarnación de La Habana, Centro El Salvador de Sagua La Grande, Sociedad Espiritista de Matanzas, Centro Lazo Unión de Cienfuegos, Centro San Pablo de Malpáez, Quemado de Güines. Para darnos una referencia de cuan significativa era esta delegación, no considerando a España, país sede del congreso, o Francia, fragua del Espiritismo, Cuba era el país que tenía mayor representación en el evento, junto con México, puesto que casi todos los demás tenían una sola entidad representante, dos países habían tenido dos grupos, y Bélgica tenía solamente cuatro. La admiración por los cubanos aumenta si comparamos el número de periódicos espiritistas que habían enviado adherentes a este primer encuentro internacional pues, nuevamente no considerando a Francia y España (países que tenían cuatro y nueve periódicos, respectivamente), Cuba era también el país que más se hizo representar, con tres periódicos. Los otros países periódicos tenían solamente uno o dos periódicos representados, e Italia que también tenía tres. Estos números demuestran que el cubano estaba muy consciente y era muy activo en la organización y la divulgación espiritista.

Federación Espiritista de Cuba

El 22 de Julio de 1890 fue fundada la Federación Espiritista de la Isla de Cuba, reuniendo a veinte y tres instituciones del país, considerando que no pudieron participar las instituciones de Matanzas y Oriente. El objetivo de la Federación estaba bien claro en el artículo primero de su Reglamento: La Federación tiene como objetivo la unión de todos los centros espiritistas de Cuba, para extender la divulgación del Espiritismo por medio de la palabra, escrita o hablada, y la práctica de toda virtud pública y privada. La directora de la Federación se llamaba Consuelo Regional, y en los años siguientes mucho aumentó el número de periódicos e instituciones en el país, a tal punto que, por ocasión del Primer Congreso Nacional Espiritista de Cuba, en el Teatro Payret, en 1920, habían 562 delegados, representando 113 centros espiritistas y 336 representaciones personales. En este congreso se lanzaron las bases para que, en 1922, fuese creada la Federación Nacional Espiritista de Cuba, que en 1941, pasó a denominarse Confederación.

Los cubanos marcaron su presencia en el Congreso Internacional Espiritista de Barcelona, en 1934, y en 1935 dieron inicio a una serie nunca vista de Concentraciones Espiritistas Nacionales, las cuales a partir de 1944 pasaron a llamarse Congresos, teniendo realizados veinte y seis eventos, de 1935 hasta 1963, qué significa prácticamente uno por año, incluyendo en varios lugares de la isla (Santa Clara, Camagüey, La Habana, Matanzas, Santiago de Cuba, Villa de Guanajay, Bayamo, Colón y Pilar del Río). En La Concentración 8ª, en 1942, se decide crear la importante institución social Clínica del Alma, en Camagüey, hospital dedicado a la curación de enfermos, la cuál hasta 1966 ejerció un importante papel en la ayuda a los necesitados, cuando por decreto fue incorporada al Ministerio de Salud Pública. Destacamos también que Cuba tuvo varis programas de radio en La Habana, desde 1941, como La Psiquis y La Doctrina Espiritista, en Radio Álvarez.

Importantes Trabajadores Espiritistas Cubanos

Por supuesto, es imposible señalar a todos los grandes trabajadores de Cuba, frente a la pujanza de su historia, con tantos periódicos y sociedades. Los nombres de estos valiosos trabajadores son totalmente desconocidos por los espiritistas de hoy, y por lo tanto citaremos algunos: en el siglo XIX, José Martí (1853-1895), líder revolucionario y autonomista de la isla, que recorrió varios países de América Central, los EE.UU. y París, venerado hoy para la población cubana, debido a su actuación en favor de la independencia del país, y que tenía convicciones espiritistas; el Sr. José. Pérez Carrión, fundador del periódico La Ilustración; el gran conferencista José Jiménez Torres, quien fue uno de los creadores de la Federación Espiritista de Cuba, en 1890, la cual también tenía la participación de Doroteo Venero, su primer presidente, Miguel Muñoz, José R. Montalvo y Francisco Castillo, Catalina de Güines, todos representando diversas sociedades existentes; Eulogio Prieto, que era el único suramericano en la Comisión Organizadora de los 1º y 2º Congresos Internacionales Espiritistas (Barcelona; en 1888, e París, en 1889), estando presente en estos eventos con otros cubanos Tomás de Oña y Don Juan Garayo; Miguel Rubert y Santiago Cañizares, fundadores del periódico Buena Nueva, en 1886, el estudioso del tema de psiquismo filosófico, José Alfonso Maria; Miguel Chomat, Félix Ríos y José Ferrera, todos líderes de organizaciones; el juez correccional Marcos García. A partir de 1895, las actividades espiritistas disminuyeron por varios años, frente a los conflictos internos derivados de su emancipación, pero en 1902, con la independencia de Cuba, lentamente un grupo de seguidores del ideal espiritista y diez Centros Espiritistas fueron retornando a las actividades doctrinales.

Así, en el siglo XX, se destacan el escritor, antropólogo y criminalista Fernando Ortiz (1881-1969), autor del libro La Filosofía Penal de los Espiritistas, con ediciones también en Argentina y Brasil, quien curiosamente se declaraba "neo-espiritista"; Francisco Armenteros, Francisco M. González Quijano (1862-1926), quien colaboró con José Martí, Alberto Peralca, Aquiles Ortega y el escritor Don Salvador Molina, que estuvo en el Congreso de Barcelona, en 1934, todas las Sociedades Espiritista de Cuba, promotoras del 1° Congreso Nacional del país, en 1920, las cuales recibieron felicitaciones del Instituto de Metapsíquica de París; Fidel de Céspedes, Francisco M. Gonzáles, el orador Miguel Santiesteban Barciela (desencarnado en 1979, era presidente de la Confederación Espiritista de Cuba, desde 1936, y también del CEPA, de 1953 1956) y Leopoldo López, que habían participado de la creación del Federación Espiritista Cubana independientemente, en 1922; el promotor Manuel García Consuegra, Ramón García Martí, Plácido Julio González, director del periódico Rosendo, todos que mucho trabajaron para la primera Concentración Espiritista, en 1935; el escritor, políglota y articulista Antonio Soto Paz Basulto (1889-1943); Ramón García Martí y el abogado Armando Labrada Canto, fundador de la Clínica del Alma y ambos presidentes de la 1ª y 2ª Concentración Espiritista (1935 y 1936), que tenía Hortensia Naranjo de Casas como secretaria correspondiente; el Sr..Armando fue presidente también del 20° Congreso; Benito Carballo y Arnau, Presidente de la 4ª Concentración, en 1938, que tuvo al médium Roberto Carmona y Cuesta como la secretario y Ernesto Prieto Figueroa, como tesorero; el médium del grupo Rosendo Juan Francisco Casanova, donde Carlos Millares era presidente; el médium Ángel Manuel Balbona y Pedroso, del grupo Francisco de Paula; Medardo Lafuente Rubio (-1939), del núcleo de Camagüey, homenajeado por las sociedades de la ciudad para su incansable labor espiritista; en la 6ª Concentración Espiritista, en 1940, el Sr. Luis Ovalle fue parte del la Comisión Organizadora, y destacamos en este tiempo el prolífico trabajo de Unión de Domínguez, sirviendo de modelo para la creación de la Federación Argentina de Mujeres Espiritistas, en 1950, por la Sra. Josefina de Rinaldi (1909-1952); en 1946, en el Encuentro 12°, fue publicado un libro histórico de todas las Concentraciones cubanas; en el 14° Congreso, en 1948, conmemoró el centenario del Espiritismo, en el salón del Círculo de Bellas Artes el orador Dr. Ignacio Travieso Figueras, celebrando los hechos de las hermanas Fox, en los EE.UU.; en el Congreso 20°, en 1955, el Gobernador de Camagüey mandó una representación, y al jefe del regimiento militar, con la presencia de la venda municipal de la ciudad. En 1957, en ocasión de la gran celebración por el centenario del lanzamiento del Libro de los Espíritus de Allan Kardec, ocasión donde la Federación Brasilera y la Editorial Constancia, de Argentina, vendieron ejemplares de este libro a los cubano a un precio ínfimo, la Sra. Eva Guevara Arias, activa trabajadora e la Federación Provincial de Oriente, hasta 1963, año en que se celebró un Congreso Espiritista Extraordinario, en Regla, La Habana, el cuál disolvió la Confederación Espiritista, antes la grave situación política de la isla.

Conclusión

Debemos señalar que en el Congreso de 1920 fue aprobada una moción por la cual se estableció el día 31 de Marzo como Día Espiritista, por iniciativa de Centro Espiritista Luz y Caballero; en Octubre de 1953, se realizó el Tercer Congreso Espiritista Panamericano, en La Habana; el 21 de Abril de 1957 fue erigido una placa pública y un busto de Allan Kardec, también en La Habana, por iniciativa de la Asociación Espiritista Enrique Carbonell, pero con la revolución comunista fue retirada la placa. El Sr. Dante Culzoni Soriano, Presidente del CEPA, envió una carta al presidente de Cuba, en 1972, protestando contra el retiro del busto de Allan Kardec y pidiendo su restauración, pero no consiguió contestación. Una persona, Sr. Alfredo Duran, en La Habana, habría podido recuperar esta placa, la cuál habría estado en su propiedad. Con dificultad, conseguimos localizarlo por teléfono en La Habana, el confirmó la historia, informando que el busto se encontraba en su residencia, guardado con veneración. En vista de un reportaje de la Revista Internacional de Espiritismo, que hablaba de Cuba, contactamos por teléfono a Clovis Porte, brasilero, residente de Bello Horizonte e Ipatinga/Magnesio, que informó que en las ocho veces donde ha estaba en Cuba, en los últimos diez años, encontró discretas sociedades espiritistas allí, no oficiales, muchos que practican un tipo de mediunismo del Caribe, y en estos viajes viene intentando llevar una vivencia del Espiritismo fiel a los principios de Allan Kardec.

En fin, para la precocidad con que el Espiritismo apareció en Cuba, en 1856, antes del propio advenimiento de la codificación, por el número de la sociedades y periódicos espiritistas en los siglos XIX y XX, que lo colocan como uno primeros en nivel internacional; por las realizaciones incomparables respeto a las Concentraciones Espiritistas, los Congresos, cosas nunca vista en ningún país del mundo; por establecer la moción, en 1920, del día 31 de Marzo como el Día del Espiritismo, y qué después por décadas algunas ciudades lo celebraban; por erigir en la capital un busto de Allan Kardec en la plaza pública, en 1957; por los programas de los espiritistas de la radio en la década de 1940; por invitar a las autoridades civiles y militares a sus eventos, de Europa y América, por estas razones Cuba posee una gran riqueza histórica a ser descubierta y relatada. Contactos están siendo establecidos con Clovis Portes y el Sr. Alfredo Durán para tratar de llevar oficialmente grandes oradores espiritistas brasileros a Cuba, ayudando a plantar las semillas para el resurgimiento de los ideales espiritistas en esta isla, cuya historia, aunque desconocida hoy, mucho dignifica la doctrina del Espiritismo...

Washington L. N. Fernandes

(Publicado en el Boletin GEAE Número 460 de 29 de Julio de 2003 )

Home | Espiritismo Cristiano | El Espiritismo Cubano | Sagua Sociedad Espiritista | Fernando Ortiz | Sincretismo Cultural | Apuntes Históricos